banner noticias

Next stop… Granada and Seville

Next stop… Granada and Seville

El pasado jueves, 28 de marzo, los alumnos de 4º ESO acompañados de su tutora y cotutora pusieron rumbo a Granada. Al principio, estaban dormidos pues las 5.30 h era muy temprano, pero tras el desayuno, música y conversaciones amenizaron nuestra llegada a Granada.

IMG 20190328 160222 770En el centro comercial Neptuno recogimos a Noelia, una guía muy amable que nos comentó primero, en autobús y después, a pie, algunos de los muchos encantos que esconde esta tierra granadina. Conocimos el barrio del Albaicín, con parada obligada en el mirador de San Nicolás, la catedral, la Capilla Real, el Sepulcro de los Reyes Católicos, la Alcaicería… ¡Una maravilla!

Tras un poco de tiempo libre para comer y comprar algún que otro regalo, fuimos en busca de nuestro conductor para que nos llevara al Parque de las Ciencias. Un montón de exposiciones y juegos manipulativos, aunque nosotros destacamos la visita al Planetario y al BioDomo. ¡Cuántos animales vimos y qué cosas tan interesantes nos contaron! Además, como fuimos tarde, el perezoso se había despertado jeje.

Al fin… llegada al hotel, distribución de habitaciones, cena y a dormir, pues al día siguiente tocaba visitar la Alhambra.

Por la mañana costó levantarse pronto, pero mereció la pena. La Alhambra es una visita obligada para todos los que van allí. Muchas fotos y algún que otro descanso para tomar algo. Además, a la vuelta visitamos el Carmen de los Mártires donde vimos pavos reales, todo tipo de patos y hasta subimos a una mini torre cual príncipes y princesas. También aprovechamos para ver el barrio del Realejo y por qué no, comprar algo para picotear.

Por la tarde nos fuimos a la playa, en chanclas y shorts, sin caer en la cuenta de que había bastante Levante. Menos mal que algunos se llevaron sudadera y deportivas como las profesoras. Allí hicimos distintos juegos en la playa (voleibol, tiro con arco, carreras de sacos, fútbol y competiciones de ski) y los más valientes hasta se bañaron. Otra tarde más de risas y momentos compartidos. Esa noche sí que fuimos al centro de Granada para ver las maravillas que se esconden bajo la luz de la luna y pasear no solo por el centro, sino también por el Paseo de los Tristes con vistas a la Alhambra. Jugamos, bailamos y andamos… Menos mal que el tranvía paraba cerca del hotel.

Al día siguiente hicimos las maletas porque… ¡Nos íbamos a Sevilla! Como era de esperar hacía muchísimo calor, así que tras pasear por la calle Betis, el barrio de Triana y las orillas del Guadalquivir, nos dimos un respiro hasta la hora de comer. Cuando llegamos al hotel, nos dijeron que la piscina estaba abierta, así que de nuevo, las más valientes (digo «las» porque fueran chicas) se dieron un chapuzón tras la comida. Y… ¿Por la tarde? ¡Paintball! Al principio varias personas no estaban muy seguras de este juego, pero tras la primera partida… Les encantó a todos. Eso sí, estábamos de foto: peto, guantes, máscara, marcadora… Además, ¡ganamos las chicas!

El viaje se iba terminando y con ello las fuerzas… De hecho, ese día estábamos tan cansados que cambiamos el salir por la noche por el típico plan dominguero: película y chucherías todos juntos en una de las salas del hotel. La película escogida no fue muy buena, pero nos reímos mucho… The Babadook…

Al día siguiente en el desayuno qué caritas tenían algunos, pero tocaba otra IMG 20190328 120804 598mañana intensa, la última. Lara, nuestra guía de Sevilla, nos enseñó los principales lugares de esta ciudad: primero, haciendo una panorámica en autobús y después, a pie. También paramos en la Plaza de España, nos hicimos una foto en nuestro banco donde aparecía representada Mora y cruzamos el parque María Luisa, que esconde alguna que otra curiosidad como un estanque donde las parejas se piden matrimonio.

Tras visitar muchas calles interesantes y llenas de historias llegamos a la catedral, otra maravilla. Después, tiempo libre para comer por la zona de las Setas y regreso al autobús. Ahora sí, esto llegaba a su fin.

El viaje de vuelta fue tranquilo; muchos fueron durmiendo, al menos hasta la primera parada. Después, música, despedidas y regreso a casa. Un viaje intenso, pero muy gratificante; con un grupo estupendo.

It’s not the place that matters, but the persons you are with