banner noticias

SALIDA ESO

Finaliza febrero y nos tocaba nuestra segunda salida cultural.  Más de 70 alumnos de secundaria, junto con sus profesores, se prepararon para la excursión del 2º trimestre.  ¿Y qué mejor visita que conocer, de una manera divertida, la ciudad de las tres culturas?

Todos estábamos ilusionados y con ganas, preparados con nuestras mochilas, bocadillos y golosinas, dispuestos a pasar un día estupendo con todos nuestros compañeros del colegio. Subimos al autobús, música y risas para amenizar el camino, pero pronto llegamos a nuestro destino, Toledo. 

Nada más llegar nos esperaban los guías del Escape city, “el tesoro de Toledo”.

Teníamos una misión que cumplir:

“A finales del siglo XV, un judío toledano salió de la ciudad cumpliendo la orden de expulsión dictada por los Reyes Católicos. Ante la imposibilidad de llevar con él toda su fortuna, escondió el tesoro en un lugar secreto de la ciudad, dejando varias claves en distintos puntos de Toledo para poder encontrarlo.” ¡Éramos los encargados de encontrar el tesoro!

Para ello, nos dividimos en seis grupos formados por alumnos de diferentes cursos, cada uno con su color identificativo y profesor asignado. Debíamos ser rápidos y cautos, trabajar en equipo e ir descifrando los enigmas que nos encontrábamos a medida que recorríamos el casco histórico de Toledo. Juntos, con ayuda de dispositivos móviles, fuimos descifrando los acertijos mientras visitábamos la ciudad. De esta manera, disfrutamos de la Catedral, la iglesia de Santo Tomás, las Cuevas de Hércules, la Mezquita del Cristo de la Luz y la sinagoga del Tránsito, finalizando en el Alcázar, nuestro destino final, el lugar donde se escondía el gran tesoro. Para ello, los capitanes de cada equipo se adentraron en el edificio en busca de la recompensa.

Tras mucho luchar por el primer puesto, el equipo azul, capitaneado por Yoli, fue el que encontró el tesoro. Aunque, como buenos compañeros, el premio fue compartido con todos los participantes. ¡Sobres de billetes y monedas para todos!

Al finalizar el Escape, cansados de la caminata por la ciudad, tuvimos tiempo libre. Era el momento para comer con nuestros amigos por Zocodover, visitar tiendas y disfrutar del tiempo tan maravilloso que tuvimos antes de regresar a Mora. ¡Fue un día maravilloso!