• disfraz.png
  • pastores.png
  • cocina.png
  • FUT.png
  • comiendo.png

Objetivo anual

 

LOGO CASTELLANO AMOS COLOR

En la Escuela Teresiana queremos hacer nuestro el deseo de Enrique de Ossó de CONOCER Y AMAR A JESÚS Y HACERLE CONOCER Y AMAR.

La Escuela Teresiana participa en la misión evangelizadora de la Iglesia católica a través de la educación. Anuncia la Buena Noticia de Jesucristo con un estilo propio: el carisma teresiano recibido de San Enrique de Ossó. Basa su planteamiento educativo en los elementos esenciales que constituyen el proceso de maduración humana y cristiana de Santa Teresa de Jesús. Ella es nuestra maestra de oración. 

 Enrique de Ossó nos deja un gran legado: El  CUARTO DE HORA DE ORACIÓN, que se realiza a diario en todos nuestros centros, desde la etapa Infantil, hasta Secundaria y Bachillerato.

 Queremos que nuestra pastoral favorezca el aprendizaje espiritual, genere experiencia y fortalezca la identidad teresiana. Por ello, la Escuela Teresiana cuida, dentro del itinerario educativo, la educación en la fe a través de la enseñanza religiosa escolar y de las celebraciones y fiestas religiosas. Toda la Comunidad Educativa celebra las fiestas de Santa Teresa de Jesús (15 de Octubre) y San Enrique de Ossó (27 de Enero). 

 Entendemos el crecimiento como proceso, como EVOLUCIÓN, por ello, para el curso 2019 – 2020, mantenemos la invitación del XVII Capítulo General de la STJ y del Papa Francisco, en su encíclica Laudato Si’ y basamos nuestra propuesta pedagógico-pastoral en la ética del cuidado, por la cual todo lo que hagamos y vivamos nos ayude a seguir evolucionando con un OBJETIVO COMÚN:

  “Generar un nuevo modo de relación con Dios, con los demás y con la realidad.”

  Miramos con fe y esperanza ese CIELO NUEVO y esa TIERRA NUEVA de la que habla el profeta Isaías, pero para ello es preciso implicarnos todos como continuadores de la obra creadora de Dios.

 Nuestra sociedad necesita personas accesibles, sencillas, sensibles a las necesidades de los demás, que R-EVOLUCIONEN, que cuiden y expresen su COMPROMISO CRISTIANO en lo cotidiano.

  ¿Y cómo hacer esta R-EVOLUCIÓN? Nos dice San Enrique de Ossó que “se trata tan sólo de que seáis cristianos de veras en el propio ambiente”, y después de lo trabajado el curso pasado nos preguntamos:

 Nuestros modos de relación con las personas, con las cosas, con Dios, ¿afectan a nuestro planeta?

 ¿Somos conscientes de que nuestros actos dejan huella?

 ¿Nos sentimos parte de un todo interconectado?

  Pretendemos cultivar una mirada evangélica, educar en la interioridad, iniciar al niño/a y al adolescente en la relación consigo mismo, con Dios y con los otros, para afianzar un estilo de persona con capacidad de mirar hacia dentro, hacia la realidad y hacia Dios. 

 Para ello son necesarios líderes con convicciones personales profundas que posibiliten un clima emocional adecuado.  Este liderazgo espiritual brota de la experiencia de Dios tanto personal como comunitaria. Queremos ser comunidad creyente teresiana que comparte un modo específico de existencia desde el Evangelio. Queremos que la interioridad, la inteligencia espiritual y la experiencia religiosa  sean signo de identidad de nuestra forma de educar y aprender.

  Queremos seguir sintiéndonos comunidad, ofrecer lo que somos en el cuidado de los demás y de nuestro planeta como CASA COMÚN.